[PDF] ✩ Juan Belmonte, matador de toros: Su vida y sus hazañas By Manuel Chaves Nogales – Larringtonlifecoaching.co.uk

Juan Belmonte, matador de toros: Su vida y sus hazañas Juan Belmonte, Matador De Toros Es Una De Las Mejores Biograf As Escritas En Espa A Durante El Siglo XX Su Autor, Chaves Nogales, Hab A Conocido A Belmonte Poco Tiempo Antes De La Publicaci N Del Libro Y Aunque No Era Aficionado A Los Toros Congeniaron Enseguida La Calidad Humana Del Personaje, Su Esp Ritu De Superaci N Y Su Talante Conciliador, Raro En La Crispada Sociedad Espa Ola De La Poca, Fueron Algunas De Las Cualidades Que Atrajeron Al Autor Y Que Le Animaron A Escribir Una Biograf A Del Famoso Torero En La Narraci N Las Voces De Bi Grafo Y Biografiado Se Mezclan, Sin Que Se Sepa Donde Empieza A Hablar Uno Y D Nde Acaba El Otro, Y Fruto De Este Genial Planteamiento Los Recuerdos De Belmonte Se Suceden Con Asombrosa Naturalidad Su Infancia Sevillana, Los A Os De Dur Simo Aprendizaje, El Pintoresquismo De Los C Rculos Taurinos Y Literarios, La Fama, Su Rivalidad Con Joselito Juan Belmonte, Matador De Toros Es El Testimonio Agudo Y Fiel De Una Poca, Una Obra Maestra Fruto Del Encuentro Entre Dos Personas Extraordinarias Juan Belmonte, Fundador Del Toreo Moderno, Y Chaves Nogales, Uno De Los Periodistas Espa Oles M S Importantes De La Primera Mitad Del Siglo XX.

  • Paperback
  • 376 pages
  • Juan Belmonte, matador de toros: Su vida y sus hazañas
  • Manuel Chaves Nogales
  • Spanish
  • 01 November 2019
  • 8493659797

About the Author: Manuel Chaves Nogales

Manuel Chaves Nogales 1897 1944 naci en Sevilla Se inici muy joven en el oficio de periodista, primero en su ciudad natal y m s tarde en Madrid Entre 1927 y 1937, Chaves Nogales alcanz su c nit profesional escribiendo reportajes para los principales peri dicos de la poca, y ejerciendo, desde 1931, como director de Ahora, diario af n a Manuel Aza a de quien Chaves era reconocido partidario.Al estallar la guerra civil se pone al servicio de la Rep blica y sigue trabajando como periodista hasta que el gobierno abandona definitivamente Madrid, momento en el que decide exiliarse en Francia La llegada de los nazis, que describir a magistralmente en el ensayo La agon a de Francia, le oblig a huir a Londres, donde falleci a los 47 a os.Adem s de brillante periodista es autor de una espl ndida obra literaria entre la que destacan sus libros sobre Rusia los reportajes La vuelta a Europa en avi n Un peque o burgu s en la Rusia roja 1929 , Lo que ha quedado del imperio de los zares 1931 y El maestro Juan Mart nez que estaba all 1934 la biograf a Juan Belmonte, matador de toros, su vida y sus haza as, su obra m s famosa, considerada una de las mejores biograf as jam s escritas en castellano y A sangre y fuego H roes, bestias y m rtires de Espa a 1937 , impresionante testimonio de la guerra civil donde denuncia las atrocidades cometidas por ambos bandos con una lucidez sorprendentemente adelantada a su tiempo. Cr ticasManuel Chaves Nogales, nunca escribi a humo de pajas, y su escritura seca y culta es todav a hoy un ejemplo raro de tensi n antirret rica, de anticasticismo y de compromiso con lo mejor de su tiempo Arcadi Espada El mejor periodista espa ol junto con Larra Andr s Trapiello


10 thoughts on “Juan Belmonte, matador de toros: Su vida y sus hazañas

  1. says:

    Me llev a este libro la recomendaci n de una chica que dec a que ella tampoco entend a el toreo hasta que lo ley Como hace a os yo me consideraba antitaurina hasta que decid suspender el juicio sobre dicho asunto, me anim a leerlo y no me arrepiento en absoluto Est escrito de modo autobiogr fico, pero las voces de Chaves Nogales y Juan Belmonte se funden en una, haciendo que sea imposible distinguir qu pudo haber dicho uno y otro El estilo literario es franco, sencillo y, a la vez, del Me llev a este libro la recomendaci n de una chica que dec a que ella tampoco entend a el toreo hasta que lo ley Como hace a os yo me consideraba antitaurina hasta que decid suspender el juicio sobre dicho asunto, me anim a leerlo y no me arrepiento en absoluto Est escrito de modo autobiogr fico, pero las voces de Chaves Nogales y Juan Belmonte se funden en una, haciendo que sea imposible distinguir qu pudo haber dicho uno y otro El estilo literario es franco, sencillo y, a la vez, delicioso, con una riqueza de vocabulario que da gusto No es s lo un libro de toreo es una radiograf a de la Espa a de la poca a trav s de la vida del protagonista 1897 1944 , con el consiguiente hincapi en la descripci n de la forma de vivir en ese tiempo de andaluces, sevillanos y trianeros, a prop sito de su juventud m s tarde, de madrile os, y m s tarde a n, de mexicanos, cubanos y venezolanos Me sorprendi que Belmonte aunque no sab a nada de l tuviera como amigos a gentes como Valle Incl n, Julio Antonio, Enrique de Mesa y P rez de Ayala, y que se hubiera codeado hasta el punto de hospedarse en su finca con el dictador venezolano Juan Vicente G mez Tambi n me asombr gratamente encontrar en este curioso libro un relato de primera mano sobre el per odo republicano y el ambiente anterior a la guerra civil pero sobre todo me fascin la locuacidad de Belmonte y el valor filos fico de sus reflexiones sobre su vida, apasionante tanto en lo que tiene que ver con su trabajo como fuera de l Eso, unido a la pluma de Chaves Nogales, te lleva a sentir s , s , a sentir las m s dispares emociones Cuando lo termin , notaba mi coraz n en suspenso, consciente de la belleza que acababa de despedir Mi cap tulo favorito de todos aunque hay muchos otros que me encantan, como el de c mo conoci a su esposa es El miedo del torero , porque para m fue todo un descubrimiento enterarme de que de lo que m s miedo tiene un torero es de torear

  2. says:

    Efectivamente, ha llegado el momento de reivindicar al periodista andaluz Chaves Nogales, una de esas voces indispensables acalladas por la terrible Guerra Civil que sufri Espa a Esta biograf a novelada del torero Juan Belmonte rompe moldes, revienta c nones, inaugura estilo Desde la pobreza m s absoluta en Triana hasta la apoteosis taurina total, Chaves Belmonte Belmonte Chaves narran una vida que encuadrar a perfectamente en el realismo m gico si no fuera porque es cierta Los vaciles e Efectivamente, ha llegado el momento de reivindicar al periodista andaluz Chaves Nogales, una de esas voces indispensables acalladas por la terrible Guerra Civil que sufri Espa a Esta biograf a novelada del torero Juan Belmonte rompe moldes, revienta c nones, inaugura estilo Desde la pobreza m s absoluta en Triana hasta la apoteosis taurina total, Chaves Belmonte Belmonte Chaves narran una vida que encuadrar a perfectamente en el realismo m gico si no fuera porque es cierta Los vaciles en la plaza del Altozano, las lunas en Tablada, los primeros contratos, la verdad de su toreo, el tremendismo, sus alternes con figuras literarias, su rivalidad con Joselito, su alucinante periplo americano, sus coqueteos finalmente consumados con el suicidio, el miedo Esta obra es TOTAL Para muestra de la genialidad, un di logo real Valle Incl n Juanito, no te falta m s que morir en la plaza Belmonte Se har lo que se pueda, don Ram n.Insuperable creo

  3. says:

    No es necesario ser aficionado al mundo de los toros para disfrutar con esta lectura de la biograf a de Juan Belmonte Chaves Nogales, el autor, no era aficionado a los toros, pero era periodista y le gustaba narrar, Juan Belmonte adem s deb a ser un tipo con un car cter muy peculiar, as que l supo que all hab a materia prima Manuel Chaves Nogales, un sevillano que no era aficionado a los toros ni mostraba jam s el menor inter s por los toreros ni la vida taurina, busc escribir la vida de No es necesario ser aficionado al mundo de los toros para disfrutar con esta lectura de la biograf a de Juan Belmonte Chaves Nogales, el autor, no era aficionado a los toros, pero era periodista y le gustaba narrar, Juan Belmonte adem s deb a ser un tipo con un car cter muy peculiar, as que l supo que all hab a materia prima Manuel Chaves Nogales, un sevillano que no era aficionado a los toros ni mostraba jam s el menor inter s por los toreros ni la vida taurina, busc escribir la vida de Belmonte guiado s lo por el inter s que despierta siempre en el escritor un tipo humano de car cter excepcional Belmonte dicta sus peripecias desde que era un chavalillo en su Triana natal hasta su madurez con su pasi n por Latinoam rica, y Chaves Nogales redacta consiguiendo que la lectura nos haga escuchar esas an cdotas en voz del propio Belmonte, sin intermediarios, sin nadie interpuesto Y es que esta biograf a est contada en primera persona y resulta de todo punto asombroso como esos recuerdos y esas experiencias propias de Belmonte las hace suyas Chaves Nogales.Belmonte se nos muestra sin verg enza alguna, con sus luces y sus sombras, que por supuesto las hab a y no se esconden en la novela, alguien que se hace de la nada y que ve su vida como una tr gica novela Un libro lleno de detalles deliciosos que adem s nos muestra perfectamente como era la Andaluc a de principios del siglo XX, seg n Belmonte m s un erial reci n descolonizado que un provincia de Europa, y as a trav s de sus l neas Chaves Nogales nos radiograf a con precisi n cirujana la vida de la Espa a poca.La historia permite descubrir a la vez los personajes con los que se codeaba Belmonte, como Valle Incl n, Enrique de Mesa y P rez de Ayala, pero no solo eso sino tambi n el ambiente anterior a la guerra civil y la vida en los a os de la rep blica Para m , sin ninguna duda, una de las mejores lecturas de este a o

  4. says:

    Una obra maestra, una maravilla del g nero de la biograf a La personalidad de Juan Belmonte desborda cualquiera de los hechos y an cdotas relatados, una personalidad luminosa, alegre, llena de vida, entusiasta de lo que le ha de deparar cada d a Vive cada momento como si fuera el ltimo, sin pensar demasiado en las consecuencias, afrontando los peligros y los infortunios con estoicidad El reflejo de una Espa a salvaje, a principios del siglo XX, con multitud de personajes tronados o locos, y Una obra maestra, una maravilla del g nero de la biograf a La personalidad de Juan Belmonte desborda cualquiera de los hechos y an cdotas relatados, una personalidad luminosa, alegre, llena de vida, entusiasta de lo que le ha de deparar cada d a Vive cada momento como si fuera el ltimo, sin pensar demasiado en las consecuencias, afrontando los peligros y los infortunios con estoicidad El reflejo de una Espa a salvaje, a principios del siglo XX, con multitud de personajes tronados o locos, y no solo los que giran alrededor del mundo taurino Es un privilegio que un personaje irrepetible como Juan Belmonte, probablemente la persona m s famosa de Espa a entre 1912 y 1936, tuviera esa necesidad de contar su vida hasta esa fecha y fuera a dar con un escritor como Chaves Nogales, que describe con un estilo insuperable y un vocabulario tan luminoso como lo que debi ser la vida del maestro del toreo moderno

  5. says:

    Juan Belmonte, matador de toros es el libro m s le do del grand simo Manuel Chaves Nogales por motivos obvios, no fue censurado durante los a os de la dictadura Muchos dicen que es una de las mejores biograf as en castellano, para m probablemente sea una de las mejores biograf as en cualquier idioma, sino la mejor, al menos de las que yo he le do Es una obra escrita con una exquisitez literaria sublime, una obra maravillosa Chaves Nogales conoci a Belmonte sin ser el un aficionado taurino Juan Belmonte, matador de toros es el libro m s le do del grand simo Manuel Chaves Nogales por motivos obvios, no fue censurado durante los a os de la dictadura Muchos dicen que es una de las mejores biograf as en castellano, para m probablemente sea una de las mejores biograf as en cualquier idioma, sino la mejor, al menos de las que yo he le do Es una obra escrita con una exquisitez literaria sublime, una obra maravillosa Chaves Nogales conoci a Belmonte sin ser el un aficionado taurino y empezaron una serie de entrevistas cuyo resultado fue este libro Inicialmente publicado por entregas en el peri dico en el que escrib a Chaves Nogales Es un libro en el que parece que es el torero el que escribe el libro, parece una autobiograf a Aparte de la incuestionable calidad literaria de la obra, Chaves Nogales nos describe a trav s de la vida de Belmonte la Espa a de la poca, tambi n nos descubre a un personaje at pico, un torero que se rode de grandes escritores, pintores y escultores tales como Valle Incl n, P rez de Ayala o Zuloaga que le hizo tres retratos y que viajaba con un ba l de libros en sus temporadas taurinas En definitiva es este el libro que mejor define la figura de El Pasmo de Triana como una de las grandes figuras de la historia del toreo, un hombre at pico y a trav s de sus ojos y sus pensamientos Chaves Nogales nos describe aquella Espa a del primer tercio del siglo XX Una obra por tanto no solo apta para los aficionados a la fiesta

  6. says:

    Es el primer libro que leo de Chaves Nogales, si, tiene cierto delito el asunto, y Juan Belmonte es una figura que siempre me ha llamado la atenci n, por su afici n literaria, por su complicidad con los intelectuales de su poca y por su abrupto final durante el Franquismo Las dos figuras, la vida de Belmonte y la escritura de Chaves Nogales, consiguen crear en este libro una biograf a maravillosa que va m s all del toreo y del torero y que trata sobre la vida, la vida de un ni o busc ndose la Es el primer libro que leo de Chaves Nogales, si, tiene cierto delito el asunto, y Juan Belmonte es una figura que siempre me ha llamado la atenci n, por su afici n literaria, por su complicidad con los intelectuales de su poca y por su abrupto final durante el Franquismo Las dos figuras, la vida de Belmonte y la escritura de Chaves Nogales, consiguen crear en este libro una biograf a maravillosa que va m s all del toreo y del torero y que trata sobre la vida, la vida de un ni o busc ndose la vida en la Sevilla de comienzos de siglo que encontr en el toreo una salida en la que descubri una nueva forma de acercarse al animal, al p blico y s mismo que l mismo denominaba como an rquica, todo ello durante una poca en la que la frase spera y carcomida de fiesta nacional s ten a sentido

  7. says:

    Llevas demasiado tiempo tentando a la suerte le dice el miedo a Belmonte en uno de sus imaginados di logos consigo mismo El organismo, estimulado por el miedo, trabaja a marchas forzadas, y es indudable que se digiere en menos tiempo, y se tiene m s imaginaci n, y el ri n segrega m s cido rico, y hasta los poros de la piel se dilatan y se suda m s copiosamente Es el miedo No hay que darle m s vueltas Es el miedo Yo lo conozco bien Es un ntimo amigo m o Esta obra es fruto de una Llevas demasiado tiempo tentando a la suerte le dice el miedo a Belmonte en uno de sus imaginados di logos consigo mismo El organismo, estimulado por el miedo, trabaja a marchas forzadas, y es indudable que se digiere en menos tiempo, y se tiene m s imaginaci n, y el ri n segrega m s cido rico, y hasta los poros de la piel se dilatan y se suda m s copiosamente Es el miedo No hay que darle m s vueltas Es el miedo Yo lo conozco bien Es un ntimo amigo m o Esta obra es fruto de una oportuna colaboraci n entre Manuel Chaves Nogales periodista y escritor cuyo nombre no ten a el gusto de conocer y Juan Belmonte, el gran matador y fundador del toreo moderno Pero en la poca en la que se public , por entregas y a lo largo de un verano el del treinta y cinco, triste preludio a la Guerra Civil , el nombre de Belmonte era de sobra conocido por todo el territorio espa ol Belmonte era entonces el rey de los toreros vivos, el lidiador de aspecto feo y tr gico, con esa pose a la funerala , que lenta y ceremoniosamente miraba de frente a la muerte y se acercaba al toro como nadie Es natural pensar que el p blico de entonces quisiese leer an cdotas sobre su vida, pero de ser ste tan solo un libro de esa ralea, no me habr a gustado tanto ni estar a yo ahora escribiendo estas l neas Desde luego, Chaves Nogales sab a escribir, y sto incluye tener claro qu contar y sobre todo contarlo con veracidad Y si algo no falta en esta biograf a autobiograf a los l mites no est n claros es veracidad Se torea como se es.Belmonte se muestra sin verg enza como un ser humano lleno de esquinas y de sombras, con sus miserias y sus miedos y hay que saber que este matador era famoso por su atrevimiento sin igual, que algunos consideraban casi suicida No era tampoco un Joselito su eterno rival , de familia de toreros, ni comenz gozando del r pido favor de ning n se orito andaluz surgido de la pobreza, desde su Triana natal, apasionado lector de novelas y folletines, Juan Belmonte gustaba de ver su propia vida como una novela tr gica Conoci la amargura y la desesperanza, fue un don nadie y se convirti en un dolo de masas pas de verse tratado como un torerillo harapiento a un don con cortijo y ganader a propia Aprendi a torear jug ndose el pellejo en los campos con sus amigotes, los toreritos anarquistas , con nocturnidad y alevos a, y a riesgo de recibir algo m s que una cornada No so aba Juanillo en aquel entonces que iba a conseguir convertirse en torero profesional, y mucho menos en uno de los m s grandes Su afici n a la lectura y su inmersi n en los c rculos culturales del momento le llevaron a ser ntimo amigo de Valle Incl n y otros tantos intelectuales, entre los que se sent a a gusto No te falta m s que morir en la arena le dec a el maestro del esperpento, gran admirador del torero Y s , tuvo mucho dinero, amor, un cortijo y todo lo que cualquier andaluz desarrapado pod a so ar Goz , pero tambi n sufri la celebridad, que le acompa aba all por donde pasaba, imponi ndosele a la fuerza y negando en ocasiones su propia personalidad Sufri el vol til juicio del p blico, al que se deb a con impotencia, y tan pronto lo ensalzaba como pod an hundirle Cuando, cansado, abandonaba el toreo, algo le imped a retirarse y, como personaje tr gico que era, volv a a la arena una y otra vez Y despu sEl libro no cubre lo que pas despu s, pero Chaves Nogales tuvo que exiliarse en Inglaterra y Belmonte vivi como pudo durante veinte a os m s, hasta que se encontr con su amiga la muerte Hab a salido a torear en solitario, como tantas veces en el pasado, y tras volver vivo a casa, sin haberse podido matar en lidia, se descerrej l mismo un tiro en la sien, sobre una vieja cicatriz de cornada Nadie sabe porqu lo hizo, aunque el libro, a n publicado mucho antes, ya nos da alguna posible respuesta.En fin, independientemente de la tem tica taurina y del personaje p blico, toda vida es digna de leerse si se consigue plasmar con algo de honestidad, y creo que esta es la raz n del porqu a n sigue vendi ndose en las librer as ste es un libro muy recomendable en calidad de biograf a y auto biograf a, pues se mezcla la voz del torero con la de su panegirista El estilo se pinta con m s o menos florituras dependiendo del cap tulo Sobre todo durante la primera mitad, donde escuchamos m s al propio Nogales en discurso narrativo descriptivo y vemos acertados gui os a algunos personajes de la literatura y la cultura espa olas Hacia la mitad en adelante, el estilo es m s directo y apenas vuelve a usarse la tercera persona Nogales hace hablar directamente al maestro Belmonte En toda esta parte central, quiz s sobre alguna an cdota de viajes u otras menudencias, que no es que est n mal pues este libro es una buena mezcla de seriedad con humor , pero provocan que no todos los pasajes tengan el mismo inter s Esto es muy personal Y ya que estoy pedig e o, decir que he echado de menos m s espacio para la t cnica taurina, aunque se agradecen las reflexiones del maestro acerca del futuro de los toros y otros detalles En todo caso, esto es consecuencia de su original narraci n, a caballo entre biograf a y autobiograf a, como ya he dicho Adem s, se nota su formato original por entregas Belmonte consideraba que el toreo estaba, ya en su poca, en franca decadencia, y que deb a renacer de sus cenizas para volver a ser lo que fue, un juego peligroso con la muerte y duelo de bravura entre la fuerza bruta de un animal y la destreza de un hombre

  8. says:

    Maravillosas memorias que se leen como una novela que no queremos que termine Suerte la de Belmonte por encontrar en Chaves Nogales a alguien capaz de transmitir con tanta emoci n los episodios clave de una vida que, en buena parte, debe su car cter de mito a este libro Hay momentos de gran belleza y reflexiones sobre el toreo que impresionan tanto al entendido como al no aficionado Se sale de esta lectura con la sensaci n de haberte colado en lo m s profundo de los pensamientos del torero, i Maravillosas memorias que se leen como una novela que no queremos que termine Suerte la de Belmonte por encontrar en Chaves Nogales a alguien capaz de transmitir con tanta emoci n los episodios clave de una vida que, en buena parte, debe su car cter de mito a este libro Hay momentos de gran belleza y reflexiones sobre el toreo que impresionan tanto al entendido como al no aficionado Se sale de esta lectura con la sensaci n de haberte colado en lo m s profundo de los pensamientos del torero, incluidos sus m s ntimos miedos y pasiones

  9. says:

    Esta biograf a est contada en primera persona por el gran periodista y escritor andaluz Manuel Chaves Nogales Uno se asombra ante la nitidez de los recuerdos y experiencias ajenos que imprime en estas p ginas el autor, como si fueran suyos aut nticamente Yo ignoraba todo acerca de Juan Belmonte, el gran torero espa ol, sin embargo me acerqu al libro m s que nada por la curiosidad que sent a de conocer mejor el ambiente social de Espa a durante esta poca Conoc a eso s la merecida reputac Esta biograf a est contada en primera persona por el gran periodista y escritor andaluz Manuel Chaves Nogales Uno se asombra ante la nitidez de los recuerdos y experiencias ajenos que imprime en estas p ginas el autor, como si fueran suyos aut nticamente Yo ignoraba todo acerca de Juan Belmonte, el gran torero espa ol, sin embargo me acerqu al libro m s que nada por la curiosidad que sent a de conocer mejor el ambiente social de Espa a durante esta poca Conoc a eso s la merecida reputaci n de Nogales como articulista, reputaci n renovada hoy en d a Y no me ha defraudado El libro, escrito en un espa ol bello y rico, e incluso po tico, es una gran obra literaria Pinta con pinceladas a veces impresionistas y a veces realistas la realidad vital de los espa oles de entonces, tanto de las gentes pobres e ignorantes en los barrios de provincias como de los se oritos y empresarios cosmopolitas Pinta las ansias y pasiones del pueblo andaluz y sobre ello a ade detalles muy jugosos sobre innumerables lugares y gentes A destacar la cita que hace sobre las calles de Sevilla en contraste con el anonimato que producen las de Nueva YorkVa un hombre por una calle de Sevilla pisando fuerte para que llegue hasta el fondo de los patios el eco de sus pasos sonoros, mirando sin tener que levantar la cabeza a los balcones, desde donde se sabe que le miran a l es un orgullo ser hombre y pasar por una calle como aqu lla y vivir en una ciudad as Pero aqu en Nueva York, donde un hombre no es nadie y una calle es un n mero, c mo se puede vivirCon similares notas de genial inspiraci n describe otras ciudades de Hispanoam rica en los viajes de Belmonte.Muy gracioso es el comentario que produce al recordar la entrevista que le hizo un impertinente reportero yanqui, incr dulo de ver que el afamado torero era un ser tan enclenque, es decir, que estaba f sicamente arruinado Le dice Belmonte al int rprete finalmenteD gale tambi n que los toreros no tienen que matar los toros a pu etazos, y, por si es capaz de comprenderlo, d gale adem s, que el toreo es un ejercicio espiritual, un verdadero arte Y que se vaya Una gran biograf a, tanto por lo interesante de la materia como por su estilo po tico y su espa ol riqu simo y aut ntico El paisaje humano no ha cambiado mucho Aqu est n retratados todos los tipos de espa oles, todas las clases, lo bueno y lo malo del alma de esta triste Espa a que hoy no es m s que esp titu sin cuerpo.No es un libro para entendidos del toreo, aunque s tenga bellas p ginas de descripci n de la actividad taurina es un libro sobre la Espa a social de pre guerra Hay algo macabro en el ser espa ol , que se revela quiz mejor en la plaza de toros, cuando algunos miembros de la afici n salen desencantados con el torero de turno porque ste ha sobrevivido de nuevo quiz no haya tentado a la muerte como debiera Lo recoge bien Chaves en las siguientes l neasEl p blico espera del torero algo maravilloso y verdaderamente sobrenatural No basta quedar bien Creo que ni el mismo p blico sabe lo que espera de estas corridas Los espa oles somos el pueblo cainita por excelencia v anse las ri as entre monarcas hisp nicos anteriores a los Reyes Cat licos, o las peleas entre espa oles de distintas procedencias peninsulares en tierras americanas, o las guerras carlistas del XIX, y as hasta hoy Y si tenemos toros quiz sea para distraernos de esos impulsos fratricidas o, quiz , para fantasear con ellos

  10. says:

    Nacer en la calle Ancha de la Feria y encararse con la humanidad que hierve en ella apenas se ha cansado uno de andar a gatas y se ha levantado de manos para afrontar la vida a pecho descubierto, es una empresa heroica, que imprime car cter y tiene una importancia extraordinaria para el resto de la vida, porque s bitamente la calle ha dado al ne fito una s ntesis perfecta del Universo Los sevillanos, que son muy vanidosos, advierten la importancia que tiene esto de haber nacido en la calle Anch Nacer en la calle Ancha de la Feria y encararse con la humanidad que hierve en ella apenas se ha cansado uno de andar a gatas y se ha levantado de manos para afrontar la vida a pecho descubierto, es una empresa heroica, que imprime car cter y tiene una importancia extraordinaria para el resto de la vida, porque s bitamente la calle ha dado al ne fito una s ntesis perfecta del Universo Los sevillanos, que son muy vanidosos, advierten la importancia que tiene esto de haber nacido en la calle Ancha de la Feria y lo exaltan Es algo tan decisivo como debi serlo el nacer en el tica o entre los b rbaros

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *